Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


A pesar de su no pertenencia a género alguno, no es extraño que este
texto (como ocurría con Las correspondencias, su anterior libro,
también en Periférica) acabe adoptando el aspecto de una novela:
ficción que se presenta ahora como diálogo. El tono de las voces da a
entender que se nos deja asistir a hurtadillas a una investigación, a
un viaje. Las conjeturas y los vaivenes propios de un diálogo hacen
que el discurso salte de un tema a otro y se solapen con un efecto de
naturalidad varios niveles de referencias. Estamos ante una
singularísima obra de arte trasladada al papel, que funciona,
simbólicamente, podríamos decir, como novela policial, donde, paso a
paso, se va perfilando el crimen a resolver, que no es otro que el
paisaje, la noción de paisaje en un entorno específico (dos pueblos
industriales del País Vasco) y la metonimia conceptual que genera en
el lenguaje, en los cuerpos, en la sensibilidad y, por supuesto, en
los relatos colectivos. Los diálogos están armados a partir de trozos
de conversaciones y citas: Thomas Bernhard, Leni Riefenstahl, Angel
Guimerà, un Beckett en versión Euskaltelebista... No hay ni psicología
ni exotismo. Son las voces las que ondulan y hacen aparecer el
paisaje, la urdimbre de ficciones de las que está hecho el cadáver aún
fresco. En Los países tanto las imágenes como el texto parecen
falsificaciones producidas en una máquina crítica que, siguiendo de
cerca de autores como el marxista Gramsci, crea destruyendo.

Otros libros del autor