Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • LA ORACION DE CONTEMPLACION
    EN LA VIDA NORMAL DE UN CRISTIANO

  • VILAR, ENRIQUE
  • NARCEA
  • 2012
  • Colección: ESPIRITUALIDAD

  • ISBN: 978-84-277-1824-1
  • EAN: 9788427718241

  • 112 páginas
  • RUSTICA

  • TEMA: RELIGIOSO


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Los orantes saben que pueden dirigirse a Dios alabándole, pidiéndole
favores o dones, dándole gracias, etc. Pero algunos olvidan la oración
contemplativa pensando que es propia de personas consagradas y de las
órdenes contemplativas.



Sin embargo, Enrique Vilar, basado en su experiencia, anima a todos,
especialmente a los laicos, a introducirse en este tipo de oración sin
descuidar el trabajo de la vida cotidiana. Para ello, presenta las
características de la oración contemplativa, los posibles escollos que
se pueden encontrar al empezar este camino oracional y algunos
consejos útiles para perseverar en ella.



A través de las páginas de este libro, muy prácticas y escritas con
gran sencillez, los que quieren tener a Dios como amigo podrán ponerse
en disposición para acoger esa amistad y esperar confiadamente el
encuentro con El.



Extracto del Indice



Presentación de Mons. Ramón Benito de la Rosa Carpio

Descubrir la contemplación de Dios

Tres elementos de la oración contemplativa

En la fragua del amor de Dios

Posibles escollos en la contemplación

Caminar en la cercanía de Dios

Transformar el sufrimiento en bendición

La contemplación nos lleva a los hermanos

Consejos útiles para todos

Vivencias para compartir



______________________________________________________________________
__________





Enrique VILAR, casado, asesor fiscal y contable; pertenece a la
Renovación Carismática Católica, a la comunidad ?Siervos de Cristo
Vivo? fundada por el P. Emiliano Tardif, y es el responsable de la
Escuela Nacional de Predicadores. Actualmente se dedica a dar retiros
de espiritualidad y cursos de formación y evangelización acompañado de
su esposa, Carmen