Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Desde sus orígenes, el oficio de político ha ido variando y
evolucionando en paralelo a la sociedad en la que se desarrolla la
actividad política.
Actualmente, se produce una relación muy especial entre la lógica de
la democracia representativa, articulada en elecciones y en procesos
diferenciados de rendición de cuentas y la actuación de individuos que
se mueven en un escenario ambiguo. En él se dan cita aspectos que no
son necesariamente contradictorios o irreconciliables, como la
ambición, la vocación, la vanidad, el altruismo, la influencia, el
dinero, en fin, el manejo del poder.
Quienes se dedican a la política no sólo entran en ella a través de
las urnas; aunque éstas son el mecanismo legitimador por excelencia,
no cubren todos los vericuetos por los que se desarrolla el oficio de
político. De hecho, los cargos electos son una minoría en el universo
de la política.
El oficio de político se abandona con mayor frecuencia de la que se
tiende a pensar habiendo sido, en muchos casos, una mera etapa de
constitución, o si se prefiere de acumulación, de capital simbólico
cuya rentabilidad se hace efectiva en otros campos en los que el poder
sigue su proceloso camino