Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


NO SIN MI CLIENTE responde a una verdad incuestionable. Sin clientes
ni hay actividad ni ingresos. Por ello, ni las empresas, ni los
profesionales liberales, tampoco las entidades públicas pueden
descuidar su atención y especialmente sus quejas y reclamaciones.

Vivimos en tiempos de cambios, los hábitos y paradigmas de ayer hay
que cambiarlos, es necesario desaprender algunas cosas y aprender
otras. Esto es fundamental para las personal y también para las
empresas que tienen que mostrar un factor diferenciador a su público
objetivo. De modo similar afecta a las entidades públicas que han
cambiado el concepto de usuario por el de ciudadano-cliente.