Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Las ninfas no están muertas en los brazos de los dioses desaparecidos
de la Grecia antigua. Han conseguido sobrevivir al olvido.. Se han
quitado la túnica que les cubría de manera parcial sus curvas más que
generosas y han abandonado en un parking de autopista el corazón de
los pintores que les han dado la inmortalidad. Han entrado en el 2010
a base de puñetazos. Son los maniquíes de lencería fina con pechos
llenos de colores, son esas actrices made in Hollywood que encarnan
nuestras descargas compulsivas, esas cantantes de pop vox populi que
se menean como strippers rodeadas de lonchas de jamón, o bien como
esas playmates plastificadas que inundan páginas web y otros fórums
proclives a la testosterona. Pero detrás de esas imágenes salidas de
los mass media o del último catálogo de Taschen, se pasean por
nuestras ciudades las últimas representantes de la ninfa original: la
ninfa moderna. Más sensible, se esconde de la luz de los proyectores,
buscando su personalidad, su yo escondido.