Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Asesinatos y tramas de corrupción bajo los espectaculares viñedos y
las mejores bodegas de nuestro país UN CADAVER EN LOS VIÑEDOS DE LA
RIOJA
Una mañana, el cuerpo de Norberto Obanos, un importante bodeguero de
La Rioja, aparece sin vida en su lujoso despacho. Antes de morir
Obanos hizo una llamada y dejó en el contestador un mensaje: «Medusa».
Todo apunta a un suicidio; sin embargo, es la tercera persona que
muere en circunstancias parecidas.
UN POLICIA RETIRADO
Para llevar a cabo la investigación, el jefe de policía de la zona
llama a Trejo, un policía prejubilado. Trejo sale de su retiro por dos
llamadas: la de la policía y la de su hija Irina, con quien mantiene
una relación ambivalente y distante. Trejo vive solo, nada se sabe de
su ex mujer, pero su ausencia pesa entre los dos. Irina lleva una vida
itinerante, vinculada a grupos de izquierda.
Con su habilidad e intuición, Trejo descubre que las coincidencias
entre las víctimas van más allá del modo en que murieron. Trejo
descubre que los tres tuvieron algún tipo de conexión con el Estado...
y que detrás de todo ello se lee la firma de un tal «Lobo», que opera
desde el pasado y el rencor.
Y UNA CADENA DE ASESINATOS QUE COMPARTEN UN CODIGO SECRETO: MEDUSA
En Nadie debería irse a dormir, el lector baja a las alcantarillas del
poder para retratar las zonas de sombra, aquellas donde se firman
pactos secretos y se reparten privilegios en virtud de una idea de
estabilidad que atenta contra la de justicia. Por otro lado, en el
caso de los crímenes de bodegueros riojanos se habla de una mezcla de
corrupción política y económica con las mafias internacionales sobre
un escenario de lo más reconocible: los viñedos de La Rioja, uno de
los estandartes turísticos, financieros y culturales de este país.