Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Normalmente un lactante no efectúa una locomoción autónoma hasta el
sexto mes de vida; la natación para bebés abre esta posibilidad antes:
ya a partir de la sexta o séptima semana de vida, se puede empezar a
nadar con el lactante. Mediante el entrenamiento precoz se fortalecen
los músculos y el tejido conjuntivo, se inculca el sentido del
equilibrio y se previenen los daños causados por las malas posturas.

Otros libros del autor