Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • NADA ES VERDAD TODO ESTA PERMITIDO
    EL DIA QUE KURT COBAIN CONOCIO A WILLIAM BURROUGHS

  • ROCHA PEREZ, SERVANDO
  • ALPHA DECAY
  • 2014
  • 01 ed.
  • Colección: HEROES MODERNOS 48

  • ISBN: 978-84-92837-68-7
  • EAN: 9788492837687

  • 376 páginas
  • RUSTICA

  • TEMA: SOCIOLOGIA


  • Disponible

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La leyenda cuenta que «Nada es verdad, todo está permitido» fueron las
últimas palabras que pronunció antes morir Hassan-i Sabbah, mítico
líder de la antigua y oscura secta de Los Asesinos. William Burroughs,
obsesionado con éste, aseguró que la frase era una contraseña mágica:
«Se dice que un iniciado que desee conocer la respuesta a cualquier
pregunta -afirmó en una de sus obras- sólo necesita repetir
estas palabras cuando se duerme y la respuesta llegará en un sueño». A
comienzos de los años noventa, el escritor seguía considerando a
Sabbah como uno de sus mentores. Su escandalosa vida y la radicalidad
de toda su obra lo habían convertido en un símbolo para rebeldes y
anarquistas, llegando a ser uno de los precursores ideológicos del
movimiento punk. Entonces, el mundo se rendía ante Nirvana,
considerada la última gran banda de rock and roll y Kurt Cobain, su
cantante, el profeta de una nueva generación.
Tras la muerte del cantante, ocultas entre cientos de páginas y
cuadernos manuscritos, aparecieron cuatro hermosas fotografías en las
que se le veía paseando en compañía de Burroughs. Cada una de las
fotografías, hasta entonces desconocidas, contaban su propia historia.
También encerraban un misterio. Habían sido tomadas en octubre de
1993, cuando Cobain cumplió su gran sueño: visitar a Burroughs, su
mayor héroe y una de sus más importantes influencias.
En Nada es verdad, todo está permitido. El día que Kurt Cobain conoció
a William Burroughs, desfilan viejos cantantes de blues como
Son House, Robert Johnson o Skip James, junto a la permanente sombra
del gran Leadbelly, el legendario ladrón Jack Black, la historia del
forajido William Quantrill o la figura de los falsos
predicadores. El libro es un recorrido por una parte importante del
siglo veinte, centrándose en las conexiones entre dos de sus
principales héroes (Burroughs y Cobain) e indagando en la relación
entre música y subversión, arte y rebelión. En sus páginas, escritores
outsiders, músicos y artistas oscuros, comparten un mismo fuego y
bailan en torno a la figura de Burroughs, quien parece
hablarles, como si fuesen ellos los destinatarios de la dedicatoria
incluida en Ciudades de la noche roja: «A todos los escribas y
artistas y practicantes de la magia a través de los cuales se han
manifestado estos espectros... NADA ES VERDAD. TODO ESTA PERMITIDO».
Alpha Decay publica Nada es verdad, todo está permitido coincidiendo
con la fecha en que se cumplen cien años del nacimiento de Burroughs y
veinte años de la trágica muerte de Cobain.