Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


1213. En plena lucha entre los reinos de Castilla, Navarra, Aragón,
León y el al-Andalus almohade, Dulce Alvarez asume como propia la
misión de proteger a su pupilo Juan Blasco, heredero del condado
castellano de Fortún, pero nieto ilegítimo del rey Sancho de Navarra.



Ira y fuego. La ira es un sentimiento que puede conducir a un hombre a
la más fiera de las pasiones; cuando el honor de un caballero está en
juego y una mujer es la responsable, nada como el fuego para
avivarla. Adoain se enfrenta a lo que para él es una misión de extrema
delicadeza y la intervención de Dulce entorpeciéndola, no puede ser
más inoportuna.



Sin embargo, el duelo entre ambos por lo que creen justo, no puede
generar otra cosa que una atracción instantánea, porque en esta vida,
todos lo sabemos, no hay nada como una fuerte lucha de carácter para
que se generen vivas y ardientes brasas.



En medio de estas continuas luchas que asolan la Península Ibérica,
los diferentes reinos buscan el mayor control posible de sus tierras;
todos los engaños y argucias valen, las traiciones están a la orden
del día... ¿Qué, entonces, puede haber más desinteresado que el
entregar la vida por el ser al que se ama? Cuando emociones como éstas
arraigan en dos corazones, todo es secundario y Adoain y Dulce
tendrán que enfrentar obstáculos casi insalva