Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La moneda viva es un texto que resume, quizás como ningún otro, un
pensamiento que muchos autores (especialmente Bataille, pero también
el propio Foucault, que lo celebra en una carta al autor como el libro
más importante de la época) intuyeron y no se atrevieron a formular,
pues ponía en solfa la mayoría de las certezas sobre el deseo y el
cuerpo que habían alimentado la literatura y la vida durante siglos.
Sade fue el primero en advertir la impostura, pero a Sade había que
comprenderlo, había que interpretarlo, había que leerlo
concienzudamente y no banalizar su pensamiento, reduciéndolo a una
patología de los instintos como ha venido haciéndose desde su
descubrimiento. Y eso es lo que hizo Klossowski en este lúcido y
penetrante ensayo, como también, en otro sentido, hiciera antes en
Sade, mi prójimo.

Bataille, Lacan, Baudrillard, Foucault, Deleuze, Lyotard, Agamben,
todos ellos y muchos otros reconocieron en La moneda viva la
explicitación de lo que constituye nuestra fatalidad de hombre a lo
largo de la historia, y que Foucault resume en tres palabras: deseo,
valor y simulacro. Porque "... no hay más que una comunicación
universal auténtica: el intercambio de los cuerpos por el lenguaje
secreto de los signos corporales." Y Maurice Blanchot, de nuevo a
propósito de Sade: "Exceso, energía, disolución, estas son las
palabras claves de nuestra época.