Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


«No pretendo hacer un estudio sociológico -ni de ninguna otra clase-
sobre la Gran Bretaña. Me limitaré a recoger sencillamente, como en
una carta familiar, para los amigos que se interesan por estas cosas,
algunas de mis impresiones personales, a lo largo de mi exilio en
Inglaterra, que ha sido para mí como una segunda patria, a la que no
puedo olvidar al volver a mi patria verdadera, donde no tengo ya otra
ilusión que la de morir en paz bajo el sol de Castilla, si Dios me
concede esta gracia».
J. A. Balbontín, «Preámbulo»
José Antonio Balbontín (1893-1978) fue un poeta prodigio; escribió su
primer libro, Albores, con quince años. Su poesía recorre las diversas
líneas estéticas del siglo XX: la posmodernista y regionalista, a lo
José María Gabriel y Galán, con De la Tierruca (1912) y La Risa de la
Esperanza (1914); la comprometida, con Inquietudes (1925) y Romancero
del Pueblo (1931); la política de oposición al régimen de Franco, con
Por el amor de España y de la Idea. Cien sonetos de combate contra
Franco y sus huestes (1956); y, finalmente, la serena del exiliado que
añora su país, con Mis 13 poesías predilectas (Con breves comentarios
en prosa) (1964) y A la orilla del Támesis (2005). Aparte de poesía,
es autor de cinco obras de teatro, dos novelas y varios ensayos.
Estudió Derecho y fue una de las personas que con más fuerza luchó
contra la dictadura de Primo de Rivera. Codirigió durante esos años
(1926-1928) las revistas El Estudiante y Post-Guerra, de marcada
tendencia izquierdista. Fue secretario segundo del Ateneo de Madrid y
diputado por Sevilla en las Cortes Constituyentes (1931-1933),
caracterizándose por su elocuencia. Durante la guerra civil perteneció
al Partido Comunista y después a Izquierda Republicana. En 1937 fue
nombrado magistrado a propuesta del Partido Comunista. Se exilió con
su mujer en Londres, y desde 1952 representó en el Reino Unido al
Gobierno de la República. Regresó a España en 1970, con su mujer
enferma. El presente volumen recoge textos escritos durante la última
parte de su exilio londinense y los tres primeros años de regreso a su
Madrid natal. El tono es menos acre, más amable, que el de las
memorias publicadas en México en 1952 (reeditadas en 2007 y 2008), y
pretende ofrecer una visión completa de la sociedad británica, a veces
en contraste con la española, a la que no deja de añorar por una
parte pero también criticar cuando la ocasión lo requiere. Aitor L.
Larrabide se doctoró en Filología Hispánica con la tesis Miguel
Hernández y la crítica. Se ha interesado por autores poco difundidos,
como Ramón de Basterra, Pedro Garfias, Juan José Domenchina, Juan
Chabás, Emilio Prados, José Herrera Petere, etc. Sus líneas de
investigación son la recepción crítica de la obra de Miguel Hernández
y las figuras menos conocidas del exilio literario de 1939. En la
actualidad es director de la Fundación Cultural Miguel Hernández.