Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


No cabe duda de que Nicolas Jean de Dieu Soult fue uno de los
personajes más destacados de la Francia del siglo XIX, desde sus
comienzos como militar al servicio de la República, pasando por su
brillantísima hoja de servicios durante el Primer Imperio, su muy
peculiar postura en los Cien Días y su gran papel al servicio de la
Restauración, hasta finalizar en los días del reinado de Luis Felipe
de Orleans, cuando recibió el título de mariscal general.
Estas Memorias se refieren a la guerra de España, desde su llegada,
acompañando al propio Napoleón, hasta su salida, en los preliminares
del hundimiento definitivo del estado bonapartiano hispánico. Su
actuación en nuestro suelo brilló con luz propia porque la fuerza de
los acontecimientos lo convirtió de hecho en el segundo actor más
importante después de José I y, por lo que se refiere a la mitad
meridional de España, en la máxima autoridad francesa; en un auténtico
virrey.
Aunque su actuación haya sido muy criticada dentro y fuera de la
Península lo cierto es que sus Memorias, con sus ausencias y con las
reservas propias de este tipo de documentos históricos, representan un
material de primer orden a la hora de analizar el desarrollo de la
guerra, demasiado dominado, en su aspecto bibliográfico, por la
opinión de los vencedores.
Sorprende que el panorama historiográfico en lengua española haya
permanecido ajeno, o casi, a los escritos de los protagonistas
franceses del reino josefino, desde Napoleón hasta José I, pasando por
un numeroso grupo de militares y civiles de la administración
ocupante. Es hora, cuando se está celebrando el segundo centenario de
la llamada Guerra de la Independencia, de ir corrigiendo la óptica con
la que contemplamos aquellos hechos, aceptando, al margen de tópicos,
que aquel desastre humano y económico, aquella barbarie, no dejó de
tener aspectos positivos, cuando la examinamos a tanta distancia. Para
contribuir a darle la debida dimensión las Memorias de Soult
constituyen una aportación insoslayable.