Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Estas Memorias de Mercedes Formica abarcan unos años abismales de la
historia de España (1931-1947); comprenden dos partes, la primera
lleva por título Visto y vivido, y, la segunda, Escucho el silencio.
Precisamente por su temprano compromiso con el movimiento falangista,
la abogada, historiadora y novelista Mercedes Formica, fue relegada
por unos y por otros, si se tiene en cuenta su pertenencia a una clase
acomodada, y, a la vez, su actitud defensora de los derechos de la
mujer, lo que al fin logró con la reforma del Código Civil.
No le quepa la menor duda al lector que las nítidas evocaciones
volcadas en estas páginas acerca de la caída de Alfonso XIII, la
proclamación de la Segunda República, el estallido de la guerra civil
y la primera posguerra, no pasan en absoluto inadvertidas, por lo que
la revisión crítica de una época, acompañada de jugosos comentarios
sobre sus usos y costumbres cotidianas, está ahora servida y al
alcance de todos.
No en vano Mercedes Formica fue retratada por la famosa fotógrafa de
la Agencia Magnum, Inge Morath, en su visita a nuestro país; la propia
Formica escribió: "En estos años la vida se había convertido en un
bien frágil, de exigua consistencia y mucho valor, parecida a un vaso
lleno de sangre que se pudiera derramar en cualquier momento". Alfredo
Taján Mercedes Formica (Cádiz, 1916-Málaga, 2002) consiguió en su
larga vida casi todos los objetivos que se propuso. Poseedora de una
personalidad poliédrica y desbordante, opinó y escribió con una
libertad impensable para una mujer de la primera y segunda mitad del
siglo XX español. Licenciada en Derecho por la Universidad de Sevilla,
fue, además, novelista y biógrafa, desde donde proyectó su ideario
feminista, lo que le valió problemas con la censura, a pesar de su
profunda vinculación juvenil con la Falange, y concretamente con José
Antonio Primo de Rivera.
Ejerció la abogacía en los años difíciles de la posguerra española, y
luchó denodadamente para cambiar la situación jurídica degradante de
la mujer. Para ello escribió artículos y pronunció conferencias,
logrando que se redactara la reforma del Código Civil de 1958, un
decisivo primer paso en la igualdad jurídica entre hombres y mujeres
de nuestro país.
Autora de varias novelas y biografías, su obra cumbre es Monte de
Sancha, una crónica en que memoria y ficción se entremezclan con la
maestría y el estilo de los buenos narradores. Mercedes Formica
contrajo un primer matrimonio con Eduardo Llosent, fundador de la
revista sevillana Mediodía y director del Museo de Arte Moderno de
Madrid; una vez viuda, contrajo segundas nupcias con el industrial
José María Careaga y Urquijo. Murió en Málaga, aquejada de alzhéimer,
en 2002.