Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Sobrepasada la primera década de este siglo XXI, gran parte de las
dudas que se tenían sobre el futuro de la mediación se han disipado y
la ley 5/2012 de 6 de julio -Ley de Mediación en Asuntos Civiles y
mercantiles- ha facilitado que la mediación dé el espaldarazo
definitivo y se consolide como modelo alternativo y a la vez
complementario al judicial. Empero, se siguen manteniendo algunos de
los viejos males que siempre han acuciado a su ejercicio, la ya
consabida percepción de intrusismo y una endeble presencia de
autocrítica que podría frenar el avance de la mediación como
disciplina. Si algo debemos tener por cierto es que el futuro de la
mediación pasa por la interdisciplinariedad.
Hoy por hoy, la mediación goza de "buena salud" y va recalando en
otros espacios que hasta entonces no contaban con su presencia ni
experiencia. Del ámbito laboral, mercantil o familiar al ámbito
escolar, penal, intercultural etcétera. También se observa un
paulatino desarrollo de metodológicas específicas para cada uno de
esos ámbitos de reciente inclusión, así como un creciente espíritu de
intervencionismo social.