Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Los sistemas alternativos de resolución de conflictos se inscriben
plenamente en el contexto de las políticas sobre la mejora del acceso
a la justicia, desempeñando un papel complementario en relación con
los procedimientos jurisdiccionales, debido precisamente a la dilación
de los procesos y el colapso de los Tribunales.



Desde hace ya varios años se están desarrollando en Europa modalidades
alternativas de resolución de conflictos, destacando, entre ellas, la
mediación, especialmente la familiar. Se trata de un supuesto en el
que el sistema judicial contradictorio se ha demostrado perjudicial en
los procesos de crisis y ruptura familiar.



En el marco del Estado social y democrático de derecho, los poderes
públicos han asumido el deber de protección y tutela de la familia
pero las obligaciones que de este deber se derivan no implican
necesariamente una actitud intervencionista si no que puede optar, y
de hecho esta es la tendencia actual, por delegar la intervención en
la sociedad civil, en los propios implicados en el conflicto, si ésta
resulta la mejor vía para la resolución de los conflictos familiares.
Tradicionalmente, el derecho de familia ha estado sometido a normas de
carácter imperativo, dejando poco espacio al desarrollo de la
autonomía de la voluntad, pese a insertarse en el ámbito del derecho
privado. Sin embargo, este esquema parece haber cambiado y cada día se
potencia con mayor intensidad la autonomía privada en las relaciones
familiares, siendo la mediación familiar un buen ejemplo de la
tendencia apuntada. Sin embargo, la disponibilidad de los intereses
por las partes en el ámbito del Derecho de Familia está claramente
limitada porque tanto los derechos de la personalidad, como el estado
civil o la filiación son materias sobre las que las partes no tienen
posibilidad de negociar libreme