Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


9788493781842
«Vladislav Vancura, mi primer amor literario»
Milan Kundera, El telón: ensayo en siete partes

«Un día Vancura se enteró de que su familia provenía de una pequeña
nobleza rural cuyos miembros se dedicaban, en la Edad Media, a asaltar
a los viajeros en los caminos. Y decidió escribir una novela
imaginándose la vida de sus lejanos antecesores. Castillos
fortificados y caballeros armados implacables, batallas y secuestros,
bandidos raptando a señoritas destinadas al monasterio, océanos de
sangre y esclavas del amor: esos son los ingredientes de su novela, y
lo son de muchas otras novelas históricas ambientadas en el mismo
período. Pero la intención de Vancura no era la de escribir una novela
histórica adocenada. Vancura toma prestado ese género nada nuevo
[...] y le da la vuelta, lo sacude, lo trastoca, lo revoluciona y lo
ridiculiza, pero también le profesa su más profunda admiración por
atreverse a tratar, expresar y conservar unas pasiones muy puras. Y el
resultado del experimento literario de Vancura es una gran onovela,
en adelante siempre venerada por los lectores (Markéta se ha traducido
a una decena de lenguas europeas); y que cuenta con muchos
admiradores, entre ellos el ganador del Oscar Jirí Menzel y el
laureado con el Nobel de Literatura Jaroslav Seifert; pero sobre todo
Milan Kundera [...]. La construcción y el estilo de las novelas del
propio Kundera se deben en gran parte a su admiración por Vancura.»
Del prólogo de Monika Zgustova

Vladislav Vancura nació en 1891 en una pequeña localidad cerca de
Opava, ciudad que entonces era la capital de una de las provincias del
Imperio Austrohúngaro y que hoy pertenece a la República Checa.
Aunque empezó los estudios de derecho, terminó licenciándose en
medicina. Al concluir la carrera fundó con su esposa, Ludmila, una
clínica en un elegante suburbio de Praga. En 1929 abandonó la medicina
para dedicarse plenamente a la literatura. Miembro destacado de la
vanguardia checa y amigo íntimo de los más reconocidos autores checos
de la primera mitad del siglo xx, como Karel Capek y Jaroslav Seifert,
a su pluma se deben algunas de las mejores novelas de la literatura
checa de entreguerras: El panadero Jan Marhoul, El verano caprichoso,
Markéta Lazarová y El fin de los viejos tiempos. Participó activamente
en la resistencia checa contra los nazis, y en junio de 1942 fue
ejecutado por las S