Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Joao Antonio hace en las esferas malditas de la sociedad urbana lo que
Guimaraes Rosa hizo en el mundo del sertón, es decir, elabora un
lenguaje que parece brotar espontáneamente del medio en el que es
usado, pero en verdad se vuelve lengua general de los hombres, por ser
fruto de una estilización eficiente. Una de las cosas más importantes
de la ficción literaria es la posibilidad de "dar voz", de mostrar en
un pie de igualdad a los individuos de todas las clases y grupos,
permitiendo que los excluidos expresen el tenor de su humanidad, que
de otro modo no podría ser verificada. Eso es posible cuando el
escritor, como Joao Antonio, sabe abrazar la intimidad, la esencia de
aquellos que la sociedad margina, pues él hace que existan por encima
de su triste realidad. En los cuentos de este libro, pero sobre todo
en los finales, es un verdadero descubridor, al develar el drama de
los desheredados que hierven en el bajo mundo; de los que viven de las
sobras de la vida y él trae con la fuerza de su arte al nivel de
nuestra conciencia, es decir, la conciencia de los que están del lado
favorecido, el lado de los que excluyen. Por la fuerza de la
escritura, el peso de lo humano y el coraje de mostrar las entrañas de
la ciudad, la obra de Joao Antonio puede ser considerada una de las
más elevadas de nuestra literatura contemporánea, al representar con
tanta maestría "el triste juego de la vida".