Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Bajo el prisma de una ciudad educadora, este manual plantea la
necesidad de introducir el uso de los dispositivos móviles en la
práctica de la educación patrimonial, tanto si se trabaja desde el
ámbito museístico como si se plantea desde el ámbito escolar; la
juventud del sigloxxi, así como la educación patrimonial, requieren
utilizar las herramientas que la tecnología de este siglo pone en
nuestras manos. La educación es un lento y largo proceso de
sociabilización que necesita compartir pautas culturales y
herramientas de trabajo.
La cultura digital en la que estamos inmersos nos exige dar este salto
hacia este incierto futuro que ha comenzado; frente al riesgo que
plantea la aventura digital, en el campo de la educación se yergue el
edificio ruinoso de la educación tradicional; el peligro no está en
los riesgos que asumimos ante el avance del futuro, sino que reside en
el inmovilismo frente a los cambios del mundo.
Por otra parte, en este ensayo se pone de manifiesto cómo esta cultura
digital en la que vivimos y nos hallamos se basa en la compartición;
todas nuestras experiencias vividas las compartimos con quienes
queremos y de forma inmediata a través de los aparatos móviles. Y
museos y escuelas deben tomar nota de esta nueva necesidad cultural.
Finalmente, los autores de este texto defendemos que esta apuesta
hacia el mundo digital va más allá de un simple cambio tecnológico o
de herramientas; la fuerza de esta revolución digital alcanza cambios
más profundos que afectan a nuestra forma de pensar y contribuyen al
surgimiento de una nueva inteligencia. Y esta se manifiesta
especialmente en los llamados nativos digitales, pero no es exclusiva
de ellos, sino de todos, pequeños y mayores. Ser conscientes de estos
cambios y de lo que comportan es el motivo que nos ha impulsado a
escribir el libro, intentando ofrecer un conjunto de ideas sobre cómo
aprovechar la terrible fuerza de esta revolución digital.