Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En este nuevo libro, el autor de El casino que nos gobierna. Trampas y
juegos financieros a lo claro analiza la variada gama de instrumentos
que los bancos y entidades financieras utilizan para presionar sobre
los poderes políticos con el fin de mantener su privilegiada situación
y evitar que se impongan medidas de control y regulación sobre los
mercados y actividades financieras. Tanto en Estados Unidos como en la
City de Londres, convertida en el gran lobby financiero de alcance
mundial, o en Bruselas (donde "los expertos" son imprescindibles para
la Comisión y el Parlamento Europeo en la elaboración de las
directivas sobre asuntos financieros), estos lobbies utilizan su
enorme influencia para resistir los intentos de regulación de las
finanzas, alimentando una libertad en el terreno financiero que
facilita la especulación y la delincuencia organizada. Lo mismo ocurre
en países como Alemania, Francia o España, donde los bancos han
utilizado sus fuertes contactos para impedir soluciones racionales y
humanas frente al escándalo de las ejecuciones hipotecarias. Y mención
especial merecen el IIF (Instituto de Finanzas Internacionales), la
ISDA (Asociación Internacional de Derivados y Swaps) y el megabanco
Goldman Sachs, cuya todopoderosa influencia "realiza la obra de
Dios".De esta forma, sobre los gobiernos y la tecnocracia
internacional, se impone una trama mundial de organizaciones
internacionales y megabancos, coordinadas y concertadas para la
promoción y defensa del sistema financiero que les ha dado vida y del
que se nutren. Al servicio de un modelo de finanzas sin control
público, estos lobbies se dejan sentir como poderosos tentáculos
invisibles que se adhieren con sus ventosas y atenazan a los centros
de grandes decisiones políticas, condicionando o determinando las
decisiones del poder público constituido democráticamente. Son los
lobbies financieros, tentáculos del poder.