Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Nada le gusta más a un escritor que relatar las tragedias de otros
escritores. Qué peripecias sufrieron hasta la publicación o después,
qué jugarretas les hicieron el editor o la familia, qué enfermedades,
qué pérdidas sufrieron (se entiende que el escritor feliz, triunfador
y amado es un personaje de ficción).
Pero pocas veces este interés algo morboso se transforma en el libro
extraordinario que está usted a punto de abrir. Porque para ello hace
falta un escritor que lea (y esta obra es, por encima de todo, la
demostración de fuerza de un escritor que lee). Y hace falta
reflexionar a fondo sobre el futuro de la literatura, y sobre lo que
nos enseñan los libros que no tenemos en la estantería: los
censurados, tachados, quemados, prohibidos. Los que no escribieron los
autores silenciados, bloqueados, dementes o suicidas. Y, con perdón,
los que se plagiaron, se piratearon o se robaron.
Este libro tachado no pretende ser una historia de la literatura, pero
es la historia que un lector no puede dejar de leer.