Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En la Historia del Derecho, la justicia criminal probablemente haya
sido una de las ramas que mayor interés han suscitado en sus
diferentes vertientes. Dentro de este marco general, nuestro trabajo
está centrado en el estudio de una práctica jurídica polémica -el
arbitro de los jueces-, circunscrita a una institución superior
determinada -la Sala de Alcaldes de Casa y Corte-, y en un momento
histórico especifico -el último periodo del Antiguo Régimen-, en
particular de 1751 a 1808. En conjunto, consideramos que el propósito
perseguido es de gran trascendencia, no sólo para la comprensión del
derecho y su aplicación en una época concreta de la Historia, sino
también en cuanto demuestra las relaciones que existieron entre le
poder político (la Corona y las necesidades que esta institución
tenía, satisfechas en parte por el Derecho Penal en base al
utilitarismo o función utilitaria de las penas) y las actuaciones
discrecionales de los jueves amparadas en el arbitrio... El arbitrio
judicial alcanza singular relevancia en el contexto de la Sala de
Alcaldes de Casa y Corte fundamentalmente por tres motivos: en primer
lugar, por erigirse como uno de los tribunales superiores de la
Monarquía; en segundo lugar, por circunscribir su esfera de actuación
jurisdiccional a un ámbito territorial especialmente agravado, como
era la Villa y Corte de Madrid, capital del reino desde el siglo XVI,
lo que a la postre significaba que los delitos cometidos en el seno de
la misma debían ser castigados más gravemente; y en tercer lugar,
porque tomando como referencia algunas causas sustanciadas por nuestro
tribunal (representativas de delitos específicos especialmente
graves), se ha construido toda una teoría por la que se concibe y se
confunde el arbitrio judicial con la arbitrariedad, extendiéndose a
todos los jueces y tribunales de la Monarquí