Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Un grupo industrial farmacéutico ha encargado al detective privado
Gerhard Selb, de 68 años, que busque a un pirata que pone en jaque el
sistema informático de la empresa que dirige su cuñado. Mientras trata
de resolver el caso deberá enfrentarse a su propio pasado como joven
y resuelto fiscal nazi, y encontrar una solución particular para
esclarecer dos asesinatos de los que había sido una herramienta
ingenua.
En esta excelente novela, escrita por Bernhard Schlink y Walter Popp,
aparece por primera vez el investigador Selb, cuyas siguientes
peripecias nos relatará, ya en solitario, el autor de El lector en
otras dos novelas.
«Una obra espléndida. Selb tiene 68 años, es investigador privado,
fuma como un descosido, le encanta beber de aperitivo un aviateur
(campari, zumo de pomelo y champán a partes iguales), tiene un gato y
se enamora. Selb trabajó en la fiscalía de Heidelberg durante el
nazismo y fue un entusiasta nacionalsocialista. Acabada la guerra,
tuvo que buscarse la vida y se hizo detective. Tiene un sentido de la
justicia muy personal. En La justicia de Selb hay corrupción, delitos
ecológicos, piratas informáticos, crímenes de guerra que reaparecen y,
lo más tremendo, Selb tiene que enfrentarse a su propio pasado» (Rosa
Mora, El País).
«En la estela de los protagonistas de Chandler, Hammett, Highsmith y
tantos otros de la mejor novela negra. Entretenida, sutilmente
irónica, elegantemente escrita. Una lectura grata para una tarde de
verano» (Crítica).