Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La exposición es un modo de comunicar, es un lenguaje basado en un
sistema de emociones que se dirige certeramente al individuo. Se puede
ser reglado, académico y ortodoxo, pero también intenso, comprometido
y subversivo. Sea como sea, la exposición trata de adaptarse a los
tiempos en los que vive y se expresa; es, por tanto, un proceso
abierto que no puede estar exento de riesgo y aventura.



Joven museografía plantea distintas variables para poder llevar la
exposición hasta donde los canales oficiales no lo hacen. Hay un
marcado componente activista y social, que busca transformar el mundo
desde la práctica de una cultura viva y solidaria. Con estos
parámetros, esta obra ofrece soluciones muy atractivas a la producción
museográfica hecha por once jóvenes museógrafos.



El libro es el resultado de una aventura extrema en el contexto de la
«museografía emocional»; recoge cinco diseños específicos de un
espacio que sirve de contenedor expositivo y que puede ser instalado
con facilidad, con instrucciones que permiten su montaje en un breve
espacio de tiempo y sin ensamblajes ni fijaciones de carácter
definitivo, y cuya misión es llevar la exposición a cualquier lugar.



Un museógrafo es un poeta espacial, sí, pero su trabajo puede cambiar
el mun