Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La historia del jardín ha estado tradicionalmente marcada por un
discurso basado en el orden visual y el control que ejerce el hombre
sobre las especies vegetales. En este célebre ensayo, Gilles Clément
se aleja de forma radical de este enfoque y aporta una de las
reflexiones contemporáneas sobre el paisaje y los jardines más
interesantes de la disciplina.

El jardín en movimiento sostiene que los jardines y el paisaje no son
espacios estáticos que deben controlarse, sino lugares donde la
naturaleza debe seguir su curso, donde las especies vegetales deben
instalarse de forma espontánea y desarrollarse libremente de modo que
la experiencia estética surja de la contemplación de los propios
procesos espontáneos de sucesión biológica. La labor del jardinero ya
no consiste en domesticar la naturaleza mediante la imposición de un
punto de vista predeterminado y estricto, sino en conocer las especies
y sus comportamientos, observar las dinámicas naturales y la
corriente biológica que anima el lugar para orientar y explotar al
máximo sus características naturales