Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


945 los norteamericanos ya habían penetrado el último anillo de
defensa exterior de Japón y se disponían a comenzar el camino
definitivo hacia el mismo corazón del imperio nipón. Las fuerzas
aéreas imperiales en el Pacífico habían sido tan castigadas que ya no
suponían una amenaza efectiva y otro tanto había ocurrido con su
armada, que había consumido sus últimos recursos, tanto aéreos como de
superficie, tratando de detener a los norteamericanos en el golfo de
Leyte.
Estados Unidos no sólo había terminado con cualquier esperanza de
victoria de los japoneses sino que ahora amenazaba su sagrada tierra.
Los planificadores norteamericanos pensaban que si la isla de Iwo Jima
-a medio camino entre las Marianas y Japón- estuviera en su poder,
sería una extraordinaria base de apoyo para los bombardero B-29 y sus
cazas de escolta.
El 19 de febrero de 1945 comenzó el asalto a esta pequeña isla del
archipiélago de Nampo, que dejaría en menos de 20 días un saldo de
45 000 bajas por ambos lados.