Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Mi dilatada actuación profesional en los Tribunales civiles y
canónicos me enseñó que era urgente exhibir «otra verdad»: la que
brota de la vida de las personas, la que fluye del impacto de la
aplicación formal de las normas a sus destinatarios. Lo he intentado
respecto a las causas de nulidad del matrimonio con ¿El divorcio
católico? Un sitio a la verdad, Palma 1998, respecto a la guarda y
custodia de los hijos con La custodia de los hijos. La guarda
compartida: opción preferente, Pamplona 2010, y, ahora, respecto de
los abusos sexuales contra menores por parte del clero católico con La
investigación previa -La respuesta de la Iglesia al delito de abuso
sexual-.
La verdad oculta que he encontrado en el procedimiento de La
investigación previa (cc. 1717-1719) me ha parecido que debía sacarla
a la luz. En este sentido, he querido contrastar esa práctica con las
exigencias derivadas de la formulación de algunos principios básicos
como la búsqueda y el respeto a la verdad, como la realización de la
justicia y la preocupación por el bien común eclesial, como el respeto
a las normas vigentes y la colaboración con la autoridad civil, como
el secreto y diligencia en la realización de las actuaciones. El
resultado configura un procedimiento que muy poco tiene que ver con el
vigente.
La anterior perspectiva resulta aún más confirmada al verificar el
modo como ahora se tutelan en dicho procedimiento derechos como los
siguientes: a una investigación justa y equitativa, a la presunción de
inocencia, a la información al denunciado, a la propia defensa, a la
buena fama, a la asistencia al denunciado, al apoyo a las víctimas. La
formulación doctrinal no se compadece en muchos casos con las
actuaciones concretas que se llevan a cabo. Todo un largo camino a
recorrer.
A partir de la luz que deriva de tales principios y derechos, todo
cambia en el itinerario concreto que ha de seguir el procedimiento,
tanto en su fase de instrucción como conclusiva. Hemos otorgado una
atención preferente al último discernimiento del Obispo, que siempre
puede tener una doble salida: archivo del procedimiento o remisión a
la Santa Sede en espera de recibir instrucciones.
No es necesario subrayar que el trabajo está lleno de sugerencias de
reforma de cara al futuro. Es urgente superar el modo como actualmente
se procede, que no se compadece con la cultura actual. La Iglesia
también en este terreno ha de dar testimonio y mostrar que, en su
ámbito, se respetan, de modo real y efectivo, los derechos humanos y
del fiel. Todo un abanico de propuestas de reforma urgente.

Otros libros del autor