Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Se dice que el nombre sánscrito Shambhala significa «lugar de la paz,
de la tranquilidad», denominación apropiada para la labor de sembrar
la semilla de la luz en la Tierra. Nos encontramos frente a la ciudad
matriz del mundo subterráneo de Agharta, un lugar que aún hoy en día
es recordado por los Lamas y sabios de Oriente.Los Maestros de origen
celeste que fundaron Shambhala para polarizar la pugna de fuerzas en
el mundo han extendido su radio de acción no solo en el desierto de
Gobi o en los Himalayas, sino también en América del Sur, donde se
halla un verdadero laberinto de túneles que conduce a fantásticas
ciudades intraterrenas. Aunque suene increíble, aquellos seres de luz
constituyen la denominada Hermandad Blanca o Gobierno Interno Positivo
del planeta.La Hermandad Blanca, a lo largo de la historia, ha venido
inspirando a diversos hombres y mujeres de todas las latitudes del
mundo, quiénes lograron escuchar el «llamado» para encender su propia
antorcha interior. ¿Con qué propósito? Como un faro luminoso que guía
las embarcaciones, el llamado de los Maestros estimula al caminante a
descubrir su real«sentido» y «misión», que aunque yace silente en
algún lugar de nuestro interior, es sensible a esa activación si
estamos prestos no sólo a escucharla, sino a asumirla, por cuanto
requiere un compromiso con la humanidad.á

Otros libros del autor