Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Si no comunicas no existes. O como mínimo no lo hace aquello en lo que
trabajas. Nos pasa a todos, también a las instituciones públicas.
¿Que quieren ser útiles? Que lo demuestren doblemente. Es decir, que
demuestren que hacen cosas por la ciudadanía y que demuestren también
un esfuerzo de adaptación al ritmo, al lenguaje y a la velocidad
propias de una sociedad en movimiento. Cuando todo va más rápido, el
lenguaje tiende a la síntesis y el impacto emocional pasa a ser un
recurso imprescindible para captar la atención del público, las
instituciones no pueden mirar hacia otro lado y seguir (no)comunicando
como lo hacían hace un siglo o más allá. Comunicación en multimedia.
Trabajo en red. Comunicación 2.0. Internet. Medios sociales. Y todo
ello para mejorar los servicios (la utilidad) de las instituciones
públicas a los ciudadanos. Porque no se trata de comunicar más sino de
hacerlo mejor, con planificación estratégica, economizando esfuerzos
y apuntando con la máxima puntería a los objetivos marcados.