Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Sobre la India solo tengo una certeza: no deja indiferente a nadie.
Bien porque se podrá experimentar con horror la otredad, la escasa
higiene que desde la perspectiva occidental marca la cotidianidad de
aquellas gentes, la curiosidad que nosotros despertamos entre la
población, la incertidumbre sobre lo que deparará el nuevo día, la
perplejidad de lo desconocido... Puede que el vértigo se apodere de
nosotros y deseemos salir de allí en el primer vuelo para no regresar
jamás, pero lo más probable es que el país y sus gentes consigan
atraparte y hacerte soñar con volver sin saber a ciencia cierta el
porqué. Disfrutar de los contrastes de la India y entregarse al
deleite de los sentidos significa sobrevivir primero a sus sombras. Si
se supera esto, el país se abrirá insólitamente en flor y uno podrá
recrearse con naturalidad en su exotismo, apreciará su magia,
vislumbrará sus misterios y estará condenado a volver. No busques la
explicación.