Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


España sufre una crisis política grave. Todos los indicadores
políticos de opinión pública (satisfacción con la democracia,
confianza en las instituciones, apoyo a la Unión Europea, valoración
del Gobierno y la oposición, etc.) están en mínimos históricos.
Además, los escándalos de corrupción contribuyen al deterioro de la
situación. Son muchos quienes piensan que el problema es de orden
institucional y que se arreglará, por tanto, mediante reformas
institucionales, cambiando el sistema electoral, la regulación de los
partidos o la estructura territorial del Estado. El problema de las
explicaciones institucionales es que otros países europeos, con
instituciones distintas, sufren problemas políticos muy parecidos a
los de España. Por eso, en este libro se defiende una visión distinta.
La crisis política tiene que ver sobre todo con la impotencia
democrática del poder político ante los problemas de la economía. Los
ciudadanos perciben que hay injusticias graves en el reparto de los
sacrificios económicos. Sin embargo, los gobiernos, cada vez más
limitados por instituciones no electas (como el Banco Central
Europeo), no tienen capacidad para corregir dichas injusticias. Así,
el porvenir político que dibuja la crisis es el de un régimen liberal
y tecnocrático, con formas residuales de democracia (a nivel local o
regional en todo caso), en el que las libertades y los derechos
fundamentales estarán garantizados gracias al Estado de derecho, pero
en el que no habrá autogobierno político.

Otros libros del autor