Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La violencia humana no nos causa perplejidad, pues un hecho verificado
a lo largo de la historia que el ser humano es violento. Pero sí es
fuente de preocupación y perplejidad que la violencia se predique de
Dios, que se pueda hablar de un Dios violento, esto es, un Dios
guerrero, airado, celoso, vengativo, punitivo. Así se nos presenta el
Dios del Antiguo Testamento. Pero por otro lado, aparece también como
un Dios de la paz, misericordioso, que rechaza el cambio de la
violencia como medio para implantar la justicia y la paz. Este doble
rostro de Dios constituye la gran ambigüedad de la Escritura.

Otros libros del autor