Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Una historia sencilla, dulce y tierna para ayudar a nuestros hijos a
gestionar y superar los celos Los celos
Llamamos «celos» a esa reacción de miedo que sentimos cuando tenemos
la sensación de estar perdiendo o de haber pedido algún BENEFICIO
EMOCIONAL (amor, afecto, atención, cariño, reconocimiento...), sea
esta situación real o imaginaria. Y hablamos de BENEFICIO porque
entendemos que nos pertenece o que lo merecemos.
En los niños, este sentimiento puede aparecer por la llegada de un
nuevo hermano, por las demostraciones de afecto entre los padres, por
un cambio de preferencia entre los amigos, por una alteración en los
horarios familiares...
Antes que nada, debemos comprender que sentir celos es NATURAL y
BUENO, sirven para que el niño reclame sus necesidades emocionales
mientras es dependiente y nos permite enseñarle a enfrentarse a la
frustración de la mejor forma posible. Lo malo de los celos está en
los comportamientos que en ocasiones pueden aparecer: cambios de
humor, agresividad, rabietas, regreso a comportamientos superados,
subida de la voz... ¿Qué podemos hacer para evitarlo?
En primer lugar, siempre prevenir, preparándole para las situaciones
que pudieran generar esos celos, dándole información, buscando el
equilibrio y fomentando su participación y responsabilidad. Si
aparecen, y van a aparecer, ­mantened la calma! Podemos preguntarle al
niño por lo que siente, mostrarle nuestra comprensión, ayudarle a
entenderlo y a encontrar una forma adecuada para expresarlo, usando
para ello metáforas y ejemplos. Prometerle atención y tiempo es una
buena manera de enseñarle a retrasar sus necesidades, pero cuidado con
lo que prometemos, porque es indispensable que lo cumplamos.
Y, ante todo, recordemos que los celos son normales y veamos en ellos
una oportunidad para ayudar a crecer a nuestros hijos.
«No podemos elegir qué sentir, pero sí podemos decidir qué hacer con
lo que sentimos y, por supuesto, podemos enseñar a nuestros hijos a
hacer lo mejor con aquello que sienten.»