Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Durante los últimos años, el fotógrafo vasco Fernando Moleres ha
visitado una veintena de monasterios en todo el mundo -el monte Athos
en Grecia, Mont Saint-Michel en Francia, Santa Caterina en el Sinaí,
Decani en Kosovo, Kopan en Nepal, Seta en el Tíbet, la Cartuja de
Serra San Bruno en Calabria- y, antes de empezar a fijar con su cámara
rostros y sentimientos, vivió en aquellos lugares y compartió los
ritos y los ritmos de vida de los monjes de las diferentes
confesiones.



Resultado de su investigación es este extraordinario libro, que
trasluce una especie de visión «antropológica» del monacato,
independiente de las latitudes o de las religiones: las diferencias
litúrgicas y teológicas pasan a un segundo plano ante la dimensión
espiritual común, ante la presencia perceptible de un elemento
metafísico que trasciende el tiempo y el espacio. El objetivo de
Moleres capta estos aspectos en los retratos individuales de los
monjes, así como en las visiones corales, que transmiten al lector
sensaciones de una profunda paz interior