Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La figura de Adolf Hitler suscita curiosidad entre un amplio público
que lo observa como
un pionero en la moderna fauna de dictadores brutales. La curiosidad
se acentúa cuando
se piensa que brotó en las entrañas de la civilización europea, en un
país avanzado y con
una asentada fama de seriedad, y no en una caótica república de
reciente pasado colonial
y atormentada por cruentas guerras intestinas. Hitler es nuestro Nerón
moderno, el tirano
sanguinario que incendió Europa al compás de la escena ?nal de la
ópera de Wagner El
crepúsculo de los dioses.

Las oleadas de hitlermanía se suceden regularmente en el mundo
editorial, en el cine y
en el teatro, en un intento por responder a la pregunta de cómo fue
posible la irrupción de
un personaje al que, salvando las excepciones de rigor, se suele
presentar con tintes demoníacos. La esvástica que identi?có al régimen
nacionalsocialista ensucia las tapias en cualquier lugar del mundo,
pese a que sólo una minoría marginal de fanáticos la reivindique.

Su capacidad para fundirse en su propio medio social y absorber lo
peor de éste, junto
a las oportunidades que encontró para difundir con la violencia de una
onda expansiva el
conglomerado ideológico resultante de esa labor de absorción, explican
la creencia de que
sin Hitler no habría sido factible un fenómeno tan devastador como el
nacionalsocialismo.
Por eso, cualquier estudio riguroso del régimen nazi exige remontarse
al individuo que lo
lideró durante sus doce tormentosos años.

Otros libros del autor