Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Un libro de referencia indispensable para comprender la historia
cronológica y conceptual de las filosofías materialistas





La enseñanza de la historia de las ideas demasiado a menudo ha
descuidado la herencia intelectual del materialismo, confinándola a un
círculo restringido de especialistas. Esta obra pone de manifiesto
que los interrogantes que suscita el materialismo se dirigen a todos,
y que hay una parte muy importante de la población que no utiliza la
trascendencia para dar un sentido al mundo.





El materialismo ha tenido diversas acepciones, pero un hilo conductor
de todas ellas ha sido la voluntad de aproximarse a una comprensión
inmanentista de las cosas, sin apelar a una supuesta voluntad divina
trascendente que las explique. Esta concepción nace varios siglos
antes de nuestra era, con Demócrito y Epicuro, y prácticamente
desaparece poco después y no reaparece de nuevo hasta que, ya en el
siglo XIV, vuelve a ser posible separar la filosofía de la teología.
La revolución económica del siglo XV permite una ebullición
intelectual y una relativa autonomía de los pensadores frente a la
Iglesia: el rechazo de toda trascendencia en las ciencias de la
naturaleza permite la eclosión del naturalismo físico de Giordano
Bruno, o metodológico de Francis Bacon. El apogeo del naturalismo se
alcanza en el siglo XVII, con tres corrientes: irreligiosa (Cyrano de
Ber-ge-rac), empírica (Hobbes, Bayle, Locke) y atomista (Gassendi,
Boyle), y dos grandes pensadores (Descartes y Spinoza).





El verdadero materialismo renace en el siglo XVIII. La concepción
deísta del origen sigue siendo mayoritaria(Voltaire, d'Alembert), pero
se constituye también una tendencia atea auténticamente materialista,
con Diderot, La Mettrie, d'Holbach y Jean Meslier. En el siglo XIX el
materialismo se divide en dos co-rrientes que se ignoran: la que se
basa en la nueva teoría de la evolución y la que se funda en una nueva
filosofía del origen social del hombre, con Marx y Engels. En el
siglo XX, la apuesta es conciliar estas dos corrientes: el
materialismo dialéctico, una vez superada la deformación estalinista,
y el materialismo evolucionista, confirmado por el progreso de las
ciencias con las que tiende a confundirse, como única forma razonable
de comprender el origen y la evolución de la materia y de aproximar a
filósofos y científicos.





Pascal Charbonnat es profesor de historia y geografía en un liceo
profesional parisino. De formación filosófica y científica, está
preparando actualmente una tesis sobre el problema del origen de la
vida en la historia natural y en las filosofías del siglo XVIII en
Francia. Es miembro del comité de redacción de la revista Matière
première.