Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Esta Historia Breve de Bizancio tiene como objetivo


principal acercar al lector a un mundo fascinante como lo fue la Edad
Media en


el Oriente romano de lengua griega, religión cristiana y vocación
imperial, con


sus ciudades fastuosas, su cultura con elementos orientales y
occidentales y su


sociedad de características únicas. Otro gran atractivo de este relato
es, en


primer lugar, la Corte, con el lujo, los placeres, las intrigas,
traiciones y conspiraciones; en segundo lugar, los emperadores,
algunos de ellos con talento y valor y otros cobardes y pérfidos y, en
tercer lugar, los personajes influyentes como los obispos, los monjes
fanáticos y los generales con más exito, sin olvidar a


las mujeres que gobernaron el imperio de muchas formas, entre las que
podemos


citar a Teodora, Teófano, Irene la ateniense y Zoe. Ese marco de
exotismo


oriental mezclado con innumerables debates teológicos y filosóficos,
hace que todo lo que se cuente sobre Bizancio tenga tintes mágicos y
asombrosos.


Sin embargo, los protagonistas de esta maravillosa historia fueron
seres de


carne y hueso que construyeron un mundo propio con características
notables. Siempre se dijo que la importancia de Bizancio fue haber
logrado la subsistencia de la


cultura antigua durante la Edad Media y luego haber conseguido
efectuar la


transmisión de los conocimientos y los textos filosóficos hacia
Occidente. Eso


es una verdad, pero no la única. Bizancio, gracias a la acción de sus
grandes


hombres y mujeres, fue un mundo dinámico, cambiante, una sociedad
perfectamente definida que buscó siempre que pudo el bienestar de sus
ciudadanos y el florecimiento de su cultura y conocimientos. Fue el
baluarte de Occidente contra los musulmanes, es cierto, pero también
fue de una enorme y fundamental influencia sobre el mundo árabe
ilustrado, conformando el único ejemplo en la historia de una


sociedad medieval que no diferenció entre Occidente y Oriente,


ya que aunaba los dos mundos.


Si este trabajo contribuye a una mejor comprensión de esta enorme
civilización que vivió 1.123 años y se perdió para siempre un fatídico
29 de mayo de 1453, habrá


cumplido su objetivo principal.