Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • HETEROGENEOS
    POEMARIO COLECTIVO

  • AA.VV
  • ESCALERA EDICIONES
  • 2011
  • 01 ed.

  • ISBN: 978-84-938363-3-7
  • EAN: 9788493836337

  • 320 páginas
  • RUSTICA

  • TEMA: POESIA


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


TE CUENTO: AL OTRO LADO DEL ESPEJO

PARA CONTARTE, me tendré que situar al principio de un invierno, al
comienzo de un mes, noviembre para más señas. Donde el año moribundo
intuye ya su final.
2008 sucumbió, como otros. No sin antes, también como todos los
agónicos, suplicaba su deseo, reclamaba su sueño. No sólo los
pendientes de morir, aunque sean periodos, tienen su particular
desasosiego. También los vivos, los tangibles, lo tienen. Y de éstos
últimos quizá, por su propuesta el más loco de todos
ellos, vino a mí. A otro sin sentido. La inquietud de un insensato
solicitaba el amparo de un imprudente. Ahora que lo pienso, es para
asustarse.
O no, quién sabía.
¿Por qué él, el insensato?
Intuí al suntuoso cuentista, narrador, en un e-mail. En él me
presentaba su desazón en forma de manifiesto (por el cuento: nov,
2008) firmado: Esteban Gutiérrez Gómez, el lado cuentista, el más
solemne de él, totalmente desconocido para mí, ya porque su lado
canalla: Bacøvicious, poeta, era el más familiar ante mis ojos, el más
cercano y pariente, el hermano mío.
¿Por qué yo, el imprudente?
Por decirle: Bro, vamos a ir un poco más allá. Que no se quede en nada
este resquemor tuyo; creo que hay posibilidades, y se puede concretar
un proyecto más o menos sólido.

El imprudente, un miembro más de la Asociación Cultural sin ánimo de
lucro LA VIDA RIMA, le pareció que la desazón del insensato encajaría
perfectamente en la idiosincrasia del colectivo vidarrimense , también
"de atar"; no obstante, no hay cuerdos sin sogas, ni locos sin embudo
por sombrero, o si los hay, no hay muchos que se constituyan en
asociación y tengan como objetivo ecuánime, para sus asociados y
simpatizantes, la consecución de la felicidad a través del arte en
todas sus vertientes, como lo puedan ser la música, pintura, por
supuesto la literatura... etcétera. Fomentar la lectura también es
motivo de alegría. Dije antes, más arriba, que aquel año se estaba
muriendo y había gente soñando.

Hecha la propuesta al colectivo, y aceptadas las consecuencias, "la
cosa" quedó englobada dentro de las actividades que propone la
asociación con asiduidad, como por ejemplo: Es hora de embriagarse
(con poesía), revista de poeSIa, madre del cordero. Basándonos en esta
experiencia, establecimos los mimbres necesarios con los que hacer
este nuevo cesto literario dedicado a la narración breve; también de
Es hora de... adquirimos su filosofía, que nos sirvió de infinita
ayuda para lo que vendría a ser "la cosa", por entonces, sin nombre.
Como aquel tío de la capa, nosotros, de la endogamia hicimos un sayo.
Con miembros de esta asociación y otros tantos, ajenos a la misma,
constituimos un equipo; más imprudentes, más insensatos. Rosa
Naveiras, Reyes Monje y Mª Jesús Silva se ocuparon del trabajo sucio,
de decidir, de sopesar, lo que sí, lo que no. De prestar más atención
que los demás. Luis Morales, Daniel Orviz y José Naveiras, se ocuparon
de la parte gráfica, dejar bonita la revista. Abocetaron nuestro
sueño hasta hacerlo palpable. Miguel Angel Martín y Esteban Gutiérrez,
se empeñaron en ponerle calidad al asunto; y yo, espectador
privilegiado, me encargué de ir desatando los pocos nudos que
encontré.
Y todos leímos; y entonces todos... leímos:

¿Por qué no jugamos a que entramos en la Casa del Espejo? Juguemos a
que el cristal no era más que una gasa transparente de manera que
nosotros podíamos pasar de un lado a otro con toda facilidad...
Alicia a través del espejo, Lewis Carroll (1832-1898)

Y eso hicimos, jugar; jugar sin miedo, atravesar el cristal sin temor.
Ir al otro lado del espejo. Excluyendo a la pequeña Alice, nadie lo
hizo hasta entonces. O quizá sí, pero no porque sí, y tampoco en un
tiempo récord.

He aquí el origen de esta revista literaria, el chispazo que motivó
que un grupo de personas dispusiésemos en pasar de lo dicho a lo hecho
la misma tarde de aquel e-mail, de la publicación en la bitácora de
Esteban Gutiérrez Gómez del Manifiesto por el cuento, en el principio
de un invierno, un día, a primeros de noviembre de 2008. Ese mismo día
abrimos la puerta a un proyecto ilusionante, donde siempre anduvimos
buscando, y encontramos, la participación de los amantes del cuento,
del relato y del microrrelato; con la pretensión, única, de dar a
conocer a autores noveles que no habían logrado, más allá de sus
blogs, publicar en periódicos o revistas, ni por asomo su propio
libro, y que a nuestro juicio tenían (la siguen teniendo) calidad más
que suficiente para ello. Y quisimos contar, además, con cuentistas y
narradores de contrastada trayectoria, reconocidos unos, obviados
otros, pero que ambos fuesen los más significativos del momento, para
que arroparan con sus textos a la savia inédita. Fuimos conscientes
que siempre hubo una raíz, y no nos olvidamos de los grandes Maestros
del género; tuvimos también en cuenta a blogs y páginas web literarias
que dedicaban (y siguen dedicando) exclusivamente sus páginas a este
género narrativo. Y rozando lo inverosímil, quisimos apostar por una
imagen dinámica, innovadora y, en la medida de lo posible, atractiva
hacia el lector, donde ilustradores, fotógrafos y otros funambulistas
de la imagen tuvieron su cabida, y contribuyeron al no va más; dimos
paso al experimento y mostrar así novedosas ideas narrativas.
Acababa de nacer la revista al otro lado del espejo.

Vuelvo a hacer mención, esta vez recalcando, de que quien pone los
cuartos cada cuatro meses para que tanto bueno quede impreso en el
papel, eso es, alrededor de 400 ejemplares por edición, es una
asociación cultural sin ánimo de lucro, es decir: la ecuación es la
siguiente, dos puntos... no money, más allá de lo que aporten sus
socios o simpatizantes, sumado a Madrid no subsidy, igual a...
beneficio cero. La revista intenta subsistir por el método "cadena";
de modo que la venta de una edición supondrá editar la siguiente, y
así hasta el infinito... o hasta que la cadena se parta. En cada
edición, además, La Vida Rima como editora de la revista y por sus
santos xxx y rizando el rizo de la ganancia tiene la deferencia de
editar una versión digital totalmente gratuita para uso y disfrute del
mundo internauta. Claro que tanto desprendimiento, a veces, trae la
consecuencia del derrumbe, o como decía antes, que la cadena se
quiebre; evidentemente, hoy, la cosita está mu chunga que diría mi
primo y la economía particular de cada cual no está como para andar
tirando cohetes. Entonces, bajo el sol abrasador del interrogante, y
como un soplo... bueno, dos soplos de aire fresco en la nuca y
conocedores de nuestras dificultades, Talía Luis Casado y Daniel Ortiz
de Ediciones