Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La industria alimentaria utiliza cientos de aditivos para modificar el
color, el olor, el sabor y la
textura de los alimentos y también para alargar su periodo de
conservación. Suelen aparecer en la lista de ingredientes
en forma de "número E" y las autoridades sanitarias los consideran
seguros. Sin embargo, algunos aditivos que estaban
autorizados hace unos años actualmente están prohibidos. La lentitud
de la burocracia sanitaria unida al poder de la
industria alimentaria puede provocar que durante años se sigan
consumiendo "tranquilamente" decenas de aditivos que
probablemente serán prohibidos a medio o largo plazo.