Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • GLAM ROCK
    SEXO PURPURINA Y LAPIZ DE LABIOS

  • GUILLEM, SERGIO
  • MILENIO EDITORAL
  • 2010
  • 01 ed.
  • Colección: MUSICA 38

  • ISBN: 978-84-9743-339-6
  • EAN: 9788497433396

  • 248 páginas
  • RUSTICA


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Cuando en los años setenta una disciplina con forma de objeto volante
no identificado abre la brecha en la escena musical británica, el
universo del conservador medio recibe una patada en los morros. Surge
así una nueva senda para la rebeldía, el arte, la moda y el
hedonismo; el glam o glitter aterriza en el planeta Tierra. Artistas y
agrupaciones con nombres que van de David Bowie a Gary Glitter o de
T. Rex a The Sweet consiguen con sus letras pintar un retrato
generacional poco visto y oído. En Glam rock. Sexo, purpurina y lápiz
de labios, sus autores analizan este pistoletazo de salida que podría
a correr tras la liebre con medias de rejilla a un gran número de
países alrededor del mundo. Se analiza aquí tanto el reinado del glam
rock primigenia, viendo su muerte en la misma década, como el pronto
resurgir en unos ochenta que lo han snetido evolucionar a vertientes
como el glam metal, el sleaze rock, el glam punk o el shock rock,
entre otros trucos efectistas. De ahí hasta el infinito actual. Un
trayecto que le llevará del Dr. Frank-N-Furter al teatrillo de los
horrores de Alice Cooper, de los maquillajes de Kiss al freak divismo
glamouroso de McNamara, de los Sparks que grabasen Kimono My House a
un Ian Hunter henchido de orgullo encabezando el relumbrón de Mott The
Hoople, de los eurovisivos Lordi al adicto a las radiofórmulas Mika.
El libro combina datos biográficos con anécdotas, análisis de extrañas
versiones a himnos glam rock realizadas por músicos ajenos a la
corriente, discografías selectas o filmaciones que hacen referencia a
esta particular visión de las cosas. Por lo tanto, y parafraseando a
Tim Curry en The Rocky Horror Picture Show, subamos al laboratirio
para que Sergio Guillén Barrantes y Andrés Puente Gómez nos puedan
enseñar su obsesión favorita