Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El hecho de que formemos parte de la misma realidad que deseamos
conocer tiene efectos necesarios sobre la manera en que la
experimentamos, y sobre las representaciones que nos hacemos de ella.
Nuestra realidad psíquica, social y natural, cristaliza en nuestra
conciencia de modos que no traducen su verdad, que no trasladan
-excepto de manera deformada- lo que Marx llamó, en el Libro III de El
capital, su forma nuclear interna. Esto no significa que la ciencia
deba prescindir del recurso a la experiencia, ni tampoco del cálculo
que emplea para ordenarla. Nada más lejos de las tesis que defiende
este libro. Y, sin embargo, existen avances revolucionarios en la
historia de la ciencia que estos dos principios básicos (el cálculo y
la experimentación) no consiguen explicar. Se trata precisamente de
aquellos desarrollos por los que el ser humano fue capaz de
conceptualizar su propia participación en el mundo, descontar la
deformación que ésta causaba, y lograr al fin un conocimiento novedoso
y adecuado de diferentes objetos de estudio. Tales son los
acontecimientos cuyo análisis inspira esta obra. Los llamamos giros
copernicanos. A través de ellos, la ciencia comprendió qué relación
guardaba el individuo con su propio aparato psíquico (psicología), su
modo de producción (sociología), su hábitat natural (biología) y el
cosmos (física). Los descubrimientos de Freud, Marx, Darwin y Einstein
aportaron la columna vertebral a cada uno de estos avances
revolucionarios, y este libro trata de hacerlos inteligibles a la
racionalidad.Los estudios que integran la colección Moral, Ciencia y
Sociedad en la Europa del siglo XXI ―que dirigen Roberto
Aramayo, Txetxu Ausín y Concha Roldán, del Instituto de Filosofía del
CSIC― aspiran a complementar el ámbito ya consagrado por la
disciplina CTS (Ciencia, Tecnología y Sociedad), poniendo el acento
sobre la importancia del discurso ético como referente de los avances
científicos y sus aplicaciones político-sociales.