Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Si hay un lírico en España al cual nadie duda en conceder el título de
príncipe de poetas, ese es Garcilaso. Desde su época hasta nuestros
días nunca ha dejado de estar presente en el canon de la poesía
hispana. Su huella, su recuerdo, su imborrable presencia se aprecian a
todo lo ancho y largo de las letras en lengua española. Su vida, por
corta, parecía ser de sobra conocida y, en general, nadie se
preocupaba de ahondar de nuevo en sus pasos terrenales. Ahora bien, el
descubrimiento hace unos años de un importante amor de su juventud
llevó a pensar que en realidad muy poco se sabía sobre él. El inmenso
acervo archivístico español aguardaba a que alguien abriese sus
polvorientos folios y, poco a poco, deshiciera la madeja de la
apasionante vida del toledano. Y fue así como, legajo tras legajo,
aparecieron las personas que llenaron su vida y que dieron motivo a
sus versos. Después de Guiomar, renació Beatriz de Sá, su imposible
amor portugués y, por fin, tras largo investigar e ir encajando las
piezas de su biografía, acabó por aparecer Camila, la pariente pastora
que a todos se ocultaba. Ahora el rompecabezas está completado, no
falta ninguna pieza fundamental y la vida de Garcilaso se nos ofrece
aquí en toda su emoción e inmortalidad.