Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • FUENTES PATRISTICAS 23 TICONIO LIBRO DE LAS REGLAS

  • TICONIO
  • CIUDAD NUEVA
  • 2009
  • 01 ed.

  • ISBN: 978-84-9715-182-5
  • EAN: 9788497151825

  • 352 páginas

  • TEMA: RELIGIOSO


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La figura de Ticonio ha de entenderse a la luz del Cisma donatista con
su pretensión de ser la verdadera Iglesia de Cristo que había
permanecido firme en la persecución con una actitud martirial que los
legitimaba como la Iglesia pura y santa, no comprometida con el pecado
de los que durante la persecución habían entregado los Libros
Sagrados. Con estos planteamientos pensaron que la verdadera Iglesia
de Cristo había quedado reducida a la comunión configurada por los
donatistas en el Norte de Africa.


En la segunda mitad del siglo IV, desde las filas mismas del
Donatismo, se alzará la reflexión eclesiológica de Ticonio para
mostrar que la existencia histórica de la Iglesia no se puede explicar
sin la presencia del mal en ella, siendo uno de sus elementos
constitutivos durante su caminar en el tiempo. Desde el seno del
Donatismo surgía una crítica agudísima del mismo, de la que luego se
serviría ampliamente san Agustín en la controversia antidonatista. El
Obispo de Hipona lo consideraba un hombre dotado de agudísima
inteligencia y palabra fácil, estudioso de la Escritura, que escribió
de manera irrefutable contra los donatistas a favor de la Iglesia
Católica, aunque nunca logró comprender cómo no se incorporó a la
misma.


El Libro de las reglas de Ticonio ha sido caracterizado como «una de
las más secretas bellezas durmientes de la época patrística». San
Agustín de Hipona, que tanto debe al pensamiento de Ticonio, presentó
las Reglas de Ticonio como llaves que permiten abrir los misterios de
la Sagrada Escritura. Desde entonces ha sido habitual mostrar el Libro
de las Reglas como el primer manual de exégesis que ofrecía una serie
de reglas que, aplicadas sistemáticamente, buscaban eliminar las
oscuridades de la Escritura. Pero no era ese el propósito de Ticonio.
Las Reglas son más bien siete grandes principios de la Historia de la
Salvación o, si se quiere, del actuar de Dios en la historia, que
evidentemente tienen consecuencias hermenéuticas importantísimas.


De la notabilísima recepción de las Reglas de Ticonio son testigos,
además de Agustín, Euquerio de Lyon, Casiano, Quodvultdeus, Juan el
Diácono o Casiodoro y su círculo. Más aún, personajes como Isidoro de
Sevilla o Beda ligaron a la posteridad epítomes de las Reglas, sobre
las cuales se compusieron incluso unos hexámetros latinos con el fin
de que pudieran ser fácilmente memorizadas. De esta manera, bien
conocidas directamente, bien a través de alguna de estas mediaciones,
las Reglas de Ticonio se han dejado sentir a lo largo de la Edad Media
y el Renacimiento en autores como Hincmaro, Godescalco, Pascasio
Radberto, Hugo de San Víctor, Inocencio III, Nicolás de Lira o Erasmo,
por citar algunos.


Llama la atención a propósito de Ticonio que, aun afirmando su
afiliación al Donatismo o incluso su heterodoxia, aunque nadie sea
capaz de probar esta última, no se haya dudado en acudir a su obra. Se
le crítica y, a la vez, se le acoge con enorme favor.