Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


«... ahora se daba cuenta de todo lo que valía Dorothy. En el fondo de
sí mismo, creía conservar su poder sobre ella, y poder recobrarla si
al fin se lo proponía. Y no podía creer que sus sentimientos fueran
incomunicables. Tenía tal expresión de bondad en aquella foto... Su
boca repetía lo que decían sus ojos: una ternura tímida. Y también
decían lo mismo sus senos delicados, y su piel que huía bajo las
caricias, y sus manos frágiles.» Alain regresa a la clínica de
desintoxicación después de un agitado reencuentro con su amante,
Lydia, una adinerada neoyorquina que, pese al estado autodestructivo
de Alain, quiere mantener una relación más estable y sincera con él.
Pero Alain sólo tiene en mente a su mujer, Dorothy, que le ha dejado
por su adicción a las drogas para marcharse a Nueva York. Alain se
siente solo, deprimido, sin amigos, a los que rechaza por su vida
acomodada. Vaga en busca de amor, del amor, después de haberlo perdido
por su atormentada vida. Por su cabeza pasan todo tipo de recuerdos,
desencantos y delirios, su «círculo de soledad armado de púas
internas» que le van a precipitar a tomar una fatídica decisión. EL
FUEGO FATUO es una de las novelas más impresionantes que dio la
Francia de los años treinta. Una tragedia en tiempos modernos en la
que se reflejan los clásicos griegos y Racine. Todo transcurre en un
plazo breve de cuarenta y ocho horas en el que Alain, tras sumergirnos
en su vertiginoso mundo de las drogas, se enfrentará con su destino.

Otros libros del autor