Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Sin lugar a dudas, los debates suscitados por Ludwig Wittgenstein han
inspirado el pensamiento filosófico contemporáneo. En un pasaje
central de las Investigaciones filosóficas vincula las formas de vida
a los juegos de lenguaje. Con ello se aparta de la tradición y plantea
el problema en el plano analítico. Wittgenstein usó el término «juego
de lenguaje» con el fin de subrayar que hablar es parte de una
actividad. Las formas de vida se expresan principalmente por los actos
de habla. Un hablante exterioriza su forma de vida a través de su
discurso. En los últimos años, la discusión se ha centrado en analizar
si se debe hacer un uso del concepto Lebensform (forma de vida) en
singular o, más bien, si existen formas de vida, por lo que su uso
habría de ser entendido en plural. Las disputas se han centrado en
revisar la cuestión de si la forma de vida debe abordarse desde un
punto de vista monista. Según la propuesta monista, el uso del
singular prevalecería sobre el uso del plural por lo que sostendría
que solo existe una cultura -la occidental- y todas las demás han de
ser consideradas como grados o intentos de acercamiento a esta gran
forma de vida. Los críticos de las posiciones monistas apostaron por
una interpretación pluralista por lo que parece natural que existan
una pluralidad de formas de vida. El concepto de cultura no sería,
pues, monolítico sino mucho más complejo. En cada cultura aparecerían
multitud de expresiones diferentes que expresarían formas de vida
distintas. Cada forma de vida se caracterizaría por los juegos del
lenguaje que usan los individuos que se identifican con esta. Estas
múltiples formas de vida concurrirían en la sociedad. El libro
pretende dar respuesta a múltiples cuestiones suscitadas en las
discusiones recientes y que tienen que ver con la relación entre las
formas de vida y los juegos del lenguaje.