Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


¿Por qué está mal hacer una petición de principio, formular una
pregunta compleja, desplazar la carga de la prueba, crear un hombre de
paja o usar lenguaje cargado? ¿En qué consiste el error argumentativo
de las «falacias informales»? ¿Es siempre incorrecto argumentar ad
hominem, ad populum, ad verecundiam? La lógica formal ha dejado estas
preguntas sin respuesta, pues nunca ha sido su cometido indagar los
entresijos pragmáticos de la argumentación cotidiana, más allá de las
relaciones de inferencia. En cambio, a la teoría de la argumentación
le interesa todo aquello que forma parte del buen argumentar, incluido
lo que la lógica no alcanza.
Este libro es una introducción a la teoría de la argumentación, con
especial atención al estudio de las falacias informales. En él se
exponen los modelos más influyentes para la distinción entre buena y
mala argumentación, y se discute si alguna teoría de la falacia podría
servir como modelo para evaluar argumentos. Se analiza también la
función del catálogo tradicional de falacias, la distinción entre
malos argumentos y argumentos falaces, la posibilidad de desarrollar
una teoría de la falacia digna de ese nombre e, incluso, la coherencia
del concepto mismo de falacia.