Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La monografía que aquí se presenta muestra de un modo sistemático y
riguroso cómo la figura del convenio colectivo surge y se desarrolla
hasta llegar a su cúspide con la Constitución de 1978 en un entorno
social, político y económico, hostil.
El primer convenio colectivo de nuestra historia es localizado en la
ciudad de Reus, en 1843, en el sector textil. No existen normas
laborales en el momento de su aparición en escena, y no habrá una
regulación completa y detallada del convenio hasta bien entrado el
siglo XX.
Pero el ejemplo de Reus no es un hecho aislado, la segunda mitad del
siglo XIX asistirá a la celebración de convenios colectivos en
ciudades como Sabadell, Sevilla y Barcelona, y en sectores tan
diversos como el textil, la construcción, las actividades portuarias o
la industria metalúrgica. Se iniciaba, así, una práctica que, a pesar
de las reticencias del bando empresarial -más proclive a fórmulas de
negociación controladas por las instituciones públicas- conseguiría
sobrevivir gracias al impulso del proletariado.
En definitiva, una obra que muestra la consagración jurídica de una
importantísima figura de regulación colectiva de las condiciones de
trabajo; cercana, más o menos equitativa, y creadora de derechos y
obligaciones, no otorgando, a priori, privilegios en ello a ninguno de
los dos bandos, siguiendo la máxima de «Ni deberes sin derechos, ni
derechos sin deberes» (Karl Marx).