Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La conmemoración del vigésimo aniversario de la caída del Muro de
Berlín, el 9 de noviembre de 1989, constituye un hito que sin duda
merece suscitar la reflexión de cualquier europeo comprometido con su
tiempo. No en vano se trata del acontecimiento de mayor repercusión
mediática y de mayor carga simbólica del vasto y complejo proceso de
transformaciones políticas, sociales, institucionales y económicas que
se ha verificado en la mitad oriental de Europa a lo largo de las dos
últimas décadas, y que ha llevado a la plena democratización y a la
histórica reunificación de nuestro continente tras su forzosa fractura
cuatro décadas atrás.


Partiendo de la base de que las revoluciones de 1989 no fueron una
simple concatenación de movimientos de protesta de relevancia
puramente interna, sino un acontecimiento político genuinamente
europeo que debería ser sentido como propio en cualquier rincón de
nuestro continente, el presente volumen pretende brindar elementos de
juicio suficientes para llevar a cabo una evaluación global,
fundamentada y crítica de los profundos cambios vividos en Europa
durante estas dos décadas. Todo ello a través de un análisis
comparado, multidisciplinar, y crítico de los aspectos más relevantes
de estos procesos -como son el cambio en la interpretación de la
Historia; en la configuración de las relaciones sociales y de la
cultura política; en la conceptualización y el papel del pluralismo
político; en el diseño institucional; en las relaciones
internacionales; en la concepción de la seguridad y de las amenazas
potenciales a la misma; en el manejo de la diversidad generado por la
eclosión de los nacionalismos y la generalización de los flujos
migratorios; en la economía y el sistema económico; y en la concepción
del otro, ahora que las fronteras han empezado a desvanecerse- y de
la mano de varios de los más reputados expertos en la región
procedentes tanto de España como de la propia Europa Centro-oriental.



Una reflexión que a su vez debería servir de pórtico a otra, si cabe
más inaplazable, en torno a lo que el futuro depara a nuestro -ahora,
nuevamente unificado- continente.