Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Las ocupaciones nacionalsocialistas y las de la Unión Soviética
condujeron a miles de personas a lanzarse a una lucha oculta por
defender sus patrias, sus vidas y su dignidad, tanto en el Este como
en el Oeste de Europa. A causa de la división producida por la Guerra
Fría nadie había intentado hasta ahora realizar una interpretación
global de la resistencia contra la Alemania nazi y contra la Unión
Soviética. Porque en realidad la Segunda Guerra Mundial no concluyó
hasta que a finales de los años 1950, los últimos guerrilleros en
España, en Grecia, en Rumania, en Lituania, en Ucrania o en los
bosques polacos, se dieron por vencidos o fueron exterminados. Estos
grupos partisanos habían sucedido a los movimientos clandestinos que
en el violento huracán de la Segunda Guerra Mundial habían combatido
contra sus respectivos invasores. Muchos de los últimos partisanos
habían integrado aquella clandestinidad antinazi o antisoviética,
incluso ambas. Esta es la primera historia de la Europa clandestina.