Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Una vez anulada la diferencia jerárquica entre alta y baja cultura, la
dimensión estética se ha extendido a todos los aspectos y rincones
del mundo contemporáneo (política, vida cotidiana, publicidad,
objetos, urbanismo, cuidado del cuerpo, videojuegos, computer
graphics, etc.), característica que coexiste con la homologación y el
anonimato de periferias y no-lugares, herederos perversos de un ocaso
de la belleza que se remonta a la época romántica. Por supuesto, con
frecuencia se trata de una belleza velada y estandarizada, producida
directamente por exigencias comerciales; pero es un fenómeno en
absoluto fácil de analizar y valorar: según de qué punto de vista se
trate puede interpretarse como progreso, como pesadilla o como
perversa banalización del programa vanguardista, el cual pretendía
sacar el arte de los museos para extender su alcance a todos los
ámbitos de lo vivido.