Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Julio de 1929. John, «oscuro profesor en una de las universidades de
la ciudad», vuelve en tren a la casa familiar, al pueblo que dejara
hace años. En la estación lo esperan su madre y su hermano Lee, que
muy pronto lo pondrán al día: el pueblo, su pueblo, el lugar del
silencio y la paz, del viento en las calles, de los sonidos de la
noche, está a punto de convertirse en una «gran ciudad». Todos,
incluso su familia, viven embriagados por la fiebre del boom
inmobiliario, de la especulación, que ha sustituido en todo el país a
la antigua fiebre del oro: comprar barato, vender caro, volver a
comprar, y empezar de nuevo.
Los mejores lugares del pueblo han sido mutilados, incluso ha sido
invadida la hermosa colina verde, con lechos de flores y madreselvas,
en cuya cima se alzaba un inmenso y laberíntico hotel de madera,
símbolo de otra época para John. Un ejército de hombres y palas ha
abierto nuevas calles y levantado tiendas y talleres y edificios de
oficinas y aparcamientos. Todo nuevo, brillante, pero... inestable.
Esta extraordinaria novela corta de Thomas Wolfe, la tercera que
publicamos en Periférica, no sólo nos habla de la vida en los Estados
Unidos previa a la Depresión de los años 30, sino de nuestro propio
presente, como si estuviéramos ante un espejo en medio de una
pesadilla, y lo hace con tanta exactitud que nos produce escalofríos:
¿un escritor de otro tiempo que se pasea por las urbanizaciones a
medio construir de nuestras ciudades?